Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Y elija lo que elija, no habrá vuelta atrás.

Era el amor de mi vida, el que ha llenado mis días, con el que siempre me he imaginado mi vida. Nunca pensé que pudiese querer a alguien que no fuese él.. Pero de repente llegas tú,y me enseñas que la felicidad puede estar en instantes tan pequeños, pero tan intensos como la vida de una mariposa de Vietnam, y que hay otra forma de querer. Y ahora sé que os quiero a los dos. Y sé que querer no puede ser un error, pero sé que tengo que elegir un camino porque no se puede ir a dos sitios a la vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.