Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

domingo, 22 de abril de 2012

Secretos

¿Sabes cuántas clases de secretos hay?
Están los secretos que no son tuyos, los que te mueres por contar, los secretos ridículos, los que ya has olvidado, los que te duelen como una cicatriz casi invisible que te descubres en la piel..
Y por último están los secretos que nunca contarás a nadie, que traspapelas adentro, muy adentro de ti para que no asome ni una punta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.