Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

sábado, 14 de abril de 2012

Esa sensación de odio cuando una persona consigue tu mayor deseo sin siquiera quererlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.