Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

lunes, 16 de abril de 2012

#1

Olvidame tú, que yo no puedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.