Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

martes, 24 de julio de 2012

Tancredi sonreía.  Sofía lo examinó con detenimiento. Tenía un físico esterilizado, bien definido. Era alto y musculoso, pero proporcionado. Sin embargo, tenía una sonrisa que en cierto modo daba seguridad..

Esta noche dime que me quieres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.