Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

martes, 6 de agosto de 2013

Tonto.

<<Recuerdo que la última vez que logré hablar de él Miriam me dijo: "Déjale, porque sino, no se va a olvidar de ti".
El problema no fue ese, el problema fue que era yo la que no se podía olvidar de él.>>



                                                                  22 de Enero, 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.