Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

sábado, 10 de agosto de 2013

We won't be sleeping.

Supo que ya no era una niña cuando el monstruo que vivía bajo su cama quiso dormir con ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.