Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Podríamos decirlo todo sin abrir la boca.

Sería bonito, que un día, todos dijéramos lo que sentimos, quién sabe? Igual algunas personas se dejarían de tonterías y se dijeran a la cara todo lo que sienten.Pero esto sólo son suposiciones, como sé que tú nunca lo harás, y yo, probablemente, tampoco.
Pero, en serio, callarse los sentimientos, no es bueno, por que al final, cuando quieras decirlo todo, será demasiado tarde, MUY TARDE.
Por eso mismo, si TÚ algún día quieres contármelo todo, yo estaré aquí para escucharlo.

P.D.: Yo también te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.