Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

viernes, 13 de enero de 2012

Todo termina..



Llegas a un punto en el que todo te da igual...
y lo único que te importa es él, ese mismo el que ha hecho que tenga esos cambios de humor que sonriera de forma tonta e inutil... ese mismo.
Darías todo por volver atrás, y cambiarlo..
y demostrarle que joder! le quieres.
Pero no puedes, ya es tarde, demasiado tarde.
Tan tarde que hasta él mismo se cansa de esperar...
pero tu no te cansas, esperas.. aunque creas que ya nada puede salir bien..
y hasta que la gente más optimista te ice que ya no hya más que la historia se acabó ahí
pero en algún lugar de tu cabeza sigues pensando que si, aunque quieras convencerte de que no..
y cuando ves que ya empieza con otra que ves que todo te recuerda a él que le hechas de menos y que te dan ganas de tirarlo todo por él.
Ves que ya no tienes salida, piensas que te acostumbrarás pero eso no ocurre.
Que nunca te acostumbrarás y que si dijistes siempre no era solo por hacer bonito que ves que es por e único chico que por el que de verdad estas sufriendo...
y sabes que puedes querer a otras personas, pero a ninguna la vas a querer como le quieres a él..
y que por mucho que mires a tus antiguos traumas les mires y te intentes convencer de que son mejores sabes que no que todo lo que quieres hacerte creer es mentira
que nunca encontrarás a nadie como él
sin los mismos defectos que tanto te gustaban..
Esos que veías, pero que te daban igual, porque le pertenecían a él...
Ese es el problema que se los veias a otro y no te gustaban tanto como en él... sencillamente porque no son suyos.
Sencillamente porque no es él.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.