Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

jueves, 5 de enero de 2012

#

El amor no entiende de edades, razas, reglas, religiones o condiciones. Simplemente es amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.