Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Bajo la misma estrella

-¿Puedo volver a verte?-me preguntó.
Su voz sonó nerviosa, y me pareció entrañable.
-Claro-le contesté sonriendo. 
-¿Mañana?-me preguntó. 
-Paciencia, pequeño saltamontes- aconsejé-. No quieras parecer demasiado ansioso...-Por eso mismo dije mañana-dijo-. Quiero volver a verte esta noche. Pero estoy dispuesto a esperar toda la noche y gran parte de la mañana. 
                                                         Augustus y Hazel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.