Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

sábado, 18 de mayo de 2013

La historia que nunca empezó acaba de terminar.

¿Qué ha hecho mal?
Posiblemente muchas cosas. Como no saber darle todo lo que él necesitaba. Quizá se haya confiado demasiado al pensar que siempre estaría ahí, que nunca encontraría a una chica que pudiera sustituirla como amiga y, a lo mejor, como algo más.
Y ahora que sabe lo que siente, han comenzado las dudas. No debería haberlo tratado así. Después de todo, comprendió que se haya sentido molesto con ella. La apoyó muchísimo con todos sus problemas y ella no ha sabido entender sus sentimientos.

No es guapo, ni tampoco alto, pero nadie tiene un corazón como el suyo. Ella lo ha tenido al alcance de la mano durante mucho tiempo, y en todo ese tiempo no ha sabido darse cuenta de que aquel corazón le pertenecía a ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.