Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

lunes, 13 de febrero de 2012

Adelante

Justo en el momento que empezaba a pensar que la ilusión me abandonó sin avisar.
Justo en el momento que empezaba a olvidar, a atreverme, a imaginar, a inventar...
Apareces tú y me das la mano, y sin mirarme te acercas a mi lado. Y despacito me dices susurrando que escuche tu voz...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.