Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

martes, 22 de octubre de 2013

- Desde que la palabra virgen salio de tus labios… tengo una urgencia repentina de ayudarte a salir de este vestido.
- Que mal. Estabas dispuesto a matar a Parker por la misma razón hace veinte minutos, así que no seas egoísta.
- Al diablo con Parker. el no te conoce como yo.
- Anda, Travis. Vamos a quitarte la ropa y meterte a la cama.
- De eso es de lo que estoy hablando.


                                                                           
         Beautiful Disaster.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.