Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

sábado, 13 de abril de 2013

No nos queda nada.

Me viene grande quererte, no quiero estar esperándote, no quiero tirarme el día mirando el móvil para ver si me mandas un mensaje o no me mandas un mensaje. 
Lo siento, no puedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.