Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

sábado, 2 de febrero de 2013

Do you remember ?

Cuando una historia termina el dolor, normalmente, es proporcional a la belleza del amor vivido. Y entonces, llegan puntuales a traición, los recuerdos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.