Cuanto más sonreía, más ganas tenía de odiarlo y aun así, eso era precisamente lo que lo hacía imposible.

lunes, 8 de octubre de 2012

Summer love.

Los amores de verano terminan por todo tipo de razones, pero al fin y al cabo todos tienen algo en común: son estrellas fugaces. Un espectacular momento de luz celestial, una efímera luz de la eternidad que en un instante se van. Por el contrario, yo quiero que este permanezca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.